fbpx

El apego es una vinculación afectiva especial y duradera que se genera con las personas del entorno. Este lazo afectivo va a influir en la personalidad y la forma de ser de cada individuo. Además de condicionar a cómo seremos en la etapa adulta.

El origen está en las teorías del amor de Freud, no obstante el padre de la teoría del apego se considera a John Bowlby. Este autor lo definió como la conexión duradera entre los seres humanos.

¿Cómo es el desarrollo del apego?

Desde que nacemos, los humanos tenemos la necesidad de sentir apego y tener unos referentes afectivos. Sin estos referentes, el desarrollo psicológico no es posible. El desarrollo del apego esta muy relacionado con los bebes. Seguro que te estarás preguntando el porqué.

Los primeros meses de vida no existe una figura de apego como tal, sino que lo son todas aquellas personas de su entorno más cercano que cuidan de sus necesidades básicas.

De los dos a los seis meses, el bebe empieza a reconocer como su figura de apego o en muchos casos figuras de apego a sus cuidadores. Existen comportamientos en los bebes que marcan la existencia de su apego:

  • Ansiedad por separación
  • Ansiedad ante extraños
  • Conductas de proximidad

De los seis meses a los tres años empieza a aparecer la regulación emocional. No obstante, siguen necesitando a sus figuras de apego.

Es a partir de los tres años que la capacidad de regulación emocional aumenta. Es en este momento cuando los niños y las niñas tienes más capacidad de afrontamiento.

¿Cuáles son los tipos de apego?

El primer psicólogo que definió los diferentes tipos de apego fue Ainsworth. Estableció tres tipos de apego. Pero unos años más tarde se añadió otro más a la lista y se quedó de la siguiente manera:

  • Apego seguro
  • Apego inseguro
  • Apego evasivo
  • Apego desorganizado

El apego seguro

Cuando un niño/a tiene un apego seguro se mostrará mucho más cercano. En esta situación, son capaces de entender cuáles son los peligros y los intentan afrontar. Además de comprender las emociones que sienten.

Los niños y niñas que desarrollan este tipo de apego tienen un mejor desarrollo cognitivo. Asimismo, serán más curiosos competentes y empáticos lo que les permitirá en un futuro establecer relaciones más estrechas.

el apego seguro

El apego inseguro

Cuando un niño/a no siente un apego seguro hacia sus lazos afectivos, tienen más dificultades para relacionarse con los demás.

En este caso, las relaciones con los demás son muy incómodas ya que los niños se sienten inseguros. Además, puede provocar que no tengan la necesidad de relacionarse con los demás.

Este tipo de apego causa problemas y dificultades en el desarrollo cognitivo y en el aprendizaje. Asimismo, es muy probable que en un futuro estos niños tengan problemas de conducta.

El apego evasivo

Este tipo de apego se da cuando los niños son independientes a sus lazos afectivos. Se caracterizan por mostrar pocas emociones.

El apego desorganizado

Cuando un niño/a no sabe cuál es la conducta que ha de tener hacia sus lazos afectivos estamos hablando de un apego desorganizado. Este tipo se suele desarrollar en familias desestructuradas o en víctimas de maltratos.

Estas conductas contradictorias y mal dirigidas pueden causar en el futuro problemas en la conducta.

Conclusión

El apego es un instinto que se da en todos los seres humanos. Sin apego, no podríamos sobrevivir. Por lo tanto, es importante cuidar la figura de los lazos afectivos sobre todo en edades tempranas.

Cuéntanos tu experiencia y cómo la gestionaste. Esperamos tus comentarios.

S i te gustó suscríbete al blog

Hasta pronto, seguimos!!!

×

Powered by WhatsApp Chat

× ¿Hablamos?