Un robusto Roble

En un rincón oscuro en la que entraba una tenue luz por una pequeña grieta, sobresalía un pequeño tallo de vida.

Un tallo que se esforzaba por llegar a la luz que entraba por la grieta, la luz le iluminaba el camino para poder salir de aquella oscuridad.

No conseguía llegar a la luz por más que se esforzaba, por más que estiraba su tallo, por más que luchaba.

El desánimo se apoderó de aquel tallo y empezó a menguar su tamaño, ha hacerse cada vez más pequeño a empezar a estar cómodo en la oscuridad, a estar cómodo con su tamaño, era lo que conocía.

Llegó a la rendición más absoluta, ya no luchaba, ya no competía, ya no se retaba.

¡¡¡¡¡EL TALLO SE DIO CUENTA QUE ESA RENDICIÓN FUE SU SALVACIÓN!!!!!

Empezó a moverse con una energía como nunca lo había hecho, empezó a crecer a dirigirse hacia la luz que emanaba aquella grieta para empezar su camino.

Con el tiempo ese tallo se convirtió en un hermoso y robusto Roble, que hoy en día da sombra a los caminantes que deciden reposar y así poder encontrar su camino.

Si te gustó, suscríbete a nuestro blog.

S i te gustó suscríbete al blog

Seguimos!!!

 

× ¿Hablamos?