El miedo escénico se puede vencer.

Un gran desafío al que muchas personas se enfrentan a diario.

Muchas personas tienen serias dificultades para hablar en público, por lo que muchas veces dejamos pasar grandes oportunidades para ascender en el trabajo, para comunicarnos con nuestro equipo, para expresar todo el conocimiento y talento que tenemos porque sienten miedo escénico al hablar delante de personas. Ese estado de ansiedad puede generar un estado de agitación, por lo que puede llegar a bloquear y afectar la autoconfianza y la creencia de nuestras propias capacidades. Vemos grandes oradores por televisión, en alguna conferencia, en presentaciones, hasta en el trabajo, personas que comunican de una manera que te tienen atento o atenta hasta el final. Para tu tranquilidad el arte de orar con elocuencia se aprende, si que hay personas que lo puedan tener innato, pero siempre hay que perfeccionar la técnica para llegar a más público.

Consejos para hablar en público.

Si resulta complicado hablar delante de la audiencia se debe al miedo que se siente. Este miedo envía un impulso al sistema nervioso para bloquear y hacerte dudar de tus capacidades. Aprender a hablar en público es posible a base de práctica. Vamos a darte una pautas a tener en cuenta a la hora de hablar delante de la audiencia.

Tu imagen personal o de marca.

Es muy importante como te vas a mostrar delante de las personas que han venido a escucharte. La imagen dice más que mil palabras. La manera en la que vas a vestir es muy importante, debe estar acorde al tipo de evento al que te diriges.

Controla a tu mente.

Pon tu atención en ser útil o en ayudar con los que vas a comunicar. Piensa que conceptos de valor van a recibir de ti las personas a las que te dirigirás. Si se llevan uno o dos conceptos nuevos, entonces ha valido la pena!!. La sensación nervios es normal antes de salir, por lo que si cambias la forma de pensar centrándote en las personas de la sala y no en el estado en el que estas, tendrás mayor recorrido y más seguridad en ti.

Memoriza conceptos.

Pon la atención en los conceptos básicos. No se trata de que memorices todo el discurso, sino que te sirva de guion, entrelazando los puntos en un orden para desarrollar la idea. Puedes llevarlo escrito y mirarlo si te hace falta para seguir la ruta establecida. Con este sistema llevarás las riendas en todo momento, comunicándote de manera natural, efectiva y sin imprevistos generando la percepción de confianza y control en el público.

Saber muy bien el tema que expones.

A la hora de exponer un tema, debes controlar muy bien el tema que expones y conocerlo en profundidad, ya que nos podemos encontrar en la sala con personas que también tengan conocimientos del tema en cuestión y nos hagan alguna pregunta al respecto. Si tienes la oportunidad de averiguar el perfil de las personas que asistirán te dará más seguridad.

Controlar la comunicación no verbal.

Partiendo de la base que el 93% de nuestra comunicación es no verbal, podríamos decir que es muy importante comunicar lo mismo que decimos con palabras con lo que decimos con nuestro cuerpo. Los gestos hablan por si solos… Quién no recuerda ese refrán que dice: La cara es el espejo del alma. Cuidado con la comunicación no verbal!!!! Importante controlarla. Aquí también deberás controlar el espacio en el que te estas moviendo, no puedes estar de arriba para abajo, debes tener un punto, pero tampoco estar estático o estática. También debes controlar tus manos, ni usarlas mucho ni tenerlas en los bolsillos. Tu postura es esencial y muy importante, estar rígido denota nervios, falta de confianza. Eso la audiencia lo detecta.

Puesta en escena.

No te dirijas a tu público sin antes llegar al punto que habrás establecido para empezar a hablar. Tampoco lo hagas nada más llegar a ese punto, utiliza el silencio. Cuando tengas toda la atención de la audiencia empieza a hablar. No empieces nunca diciendo que estás nervioso o nerviosa, ni te disculpes por ello, ya que de ese modo estarás programando a tu cerebro y a tu cuerpo para una equivocación, y la audiencia empezará a fijarse únicamente en tu nerviosismo. Empezar con una pregunta o frase puede ser un gran inicio. Dirígete a toda la audiencia, no te limites a mirar o buscar personas conocidas, mantén contacto visual con todas las personas. Utiliza un vocabulario simple pero profesional, cuidado con las muletillas y el tono de voz. Apóyate de herramientas multimédia para darle mas fuerza  a lo que expones. Pon un toque de humor, eso siempre ayuda a relajar el ambiente, despídete con una frase o pregunta, y da las gracias.

 Importante es lo que dices, el éxito está en como lo dices.

 

Cuéntanos que técnicas aplicas para hablar en público.. Esperamos tus comentarios.

S i te gustó suscríbete al blog

Hasta pronto, seguimos!!!

 

 

× ¿Hablamos?